Novedades

El cupo de colaboradores sigue abierto. Se busca gente capacitada para redactar artículos sin cometer faltas y con buen criterio que esté interesada en aportar. Para probar suerte os invitamos a enviar un artículo para cualquiera de nuestras secciones a balonesalarea@hotmail.com

jueves, 7 de abril de 2011

La suerte del campeón

Aunque suene a tópico, a veces hay que admitir que la suerte es un factor decisivo en el resultado de un partido. Muchos expertos son escépticos ante el concepto de buena o mala fortuna, pues entre otras cosas, consideran que en 90 minutos da tiempo a que se den muchas cosas como para que esta sea decisiva.

No sucede lo mismo cuando se enfrentan dos equipos con fuerzas igualadas. Por una parte, el Real Madrid, que tras siete años sin llegar a cuartos de final de la UEFA Champions League , y con mucha ilusión y ganas de demostrar que es candidato al título, venía de tropezar en el Bernabeu ante el Sporting, algo que escoció. Y por otra el Tottenham, un equipo inglés que se ha ido viniendo arriba ganando a equipos importantes como el Milán o el Inter haciendo partidos realmente soberbios.


El Tottenham llegaba al partido sin hacer demasiado ruido pero habiendo tumbado al vigente campeón y al eterno rival de este con un gran nombre propio, Gareth Bale. Un equipo caracterizado por su juego de toque con jugadores como e trocampista Sandro, el ex-madridista Van der Vart o dos puñales en las bandas como son Lennon(uno de los jugadores más rápidos en conducción de balón) y el mencionado Bale. Finalmente, como delantero referencia Crouch(ex del Liverpool), jugador polifacético pues es válido tanto para el juego de toque como para el juego directo.

Sin embargo la suerte desequilibró la balanza demasiado pronto hacia el equipo merengue: Bale venía de una lesión de dos meses y había perdido su forma física (a pesar de eso, cuajó un notable partido), Lennon tuvo que retirarse durante el calentamiento y, como todos vimos, Crouch se autoexpulsó pronto, eliminando de esta manera el juego directo, la única posibilidad en ataque por parte de los Spurs.

Ante tal desventaja, el Real Madrid solo que tuvo que insistir e insistir hasta que la lógica,apoyada por el cansancio del rival, le diera la recompensa como finalmente sucedió: 4-0 en un partido mucho más limpio de lo que al principio se temía (recordad que Mourihno deseaba adelantar el partido de liga al Viernes para así poder descansar un día más).

Así pues, lo dicho, si la suerte no es el factor que determina el vencedor de este juego, sí que en ocasiones resulta necesaria para resolver ciertos encuentros. Todo gran equipo la tiene, todo campeón la ha tenido en alguna fase del torneo. El Madrid esta vez la tuvo. ¿Llegará a ser el campeón?

Isaac Payán





¡Visita ahora nuestro foro!

sin título, a ver si va ahora